Cómo administrar un taller mecánico

Cuando hablamos de un taller mecánico, estamos hablando de trabajo en equipo. Esto involucra áreas y actividades que siguen un orden predeterminado y por ende una adecuada distribución de tareas entre los integrantes. El funcionamiento idóneo de todos estos procesos, redundará en trabajos de mejor calidad y en la completa satisfacción de los clientes.

En una situación ideal es necesario tener en cuenta los siguientes roles:

  • Gerente del taller: administra y organiza la gestión del taller.
  • Jefe de taller: se encarga de asignar los trabajos, realiza seguimiento y brinda apoyo técnico a los operarios.
  • Inspector de calidad: una vez finalizado el trabajo, supervisa que se han cumplido los objetivos buscados por el cliente. Muchas veces, este puesto es ocupado por el gerente o jefe.
  • Asesor de servicio: es quien se encarga de interactuar con el cliente. Recibe la orden, realiza presupuestos, informa los avances y se encarga de entregar la unidad.
  • Técnico automotriz: es quien luego de realizar el diagnóstico, realiza el trabajo propiamente dicho.
  • De acuerdo a las condiciones de cada taller, es posible contar con chofer, recepcionistas, personal de limpieza y otros roles.

Procesos recomendados

Dentro de los procesos sugeridos para potenciar el rendimiento del taller, podemos mencionar los siguientes como principales a la hora de mejorar el desempeño y la rentabilidad del negocio:

  • Optimizar el trabajo de los operarios: se recomienda utilizar un reloj de trabajo para medir la performance de cada mecánico y poder determinar el tiempo que se invierte en cada etapa (pintura, chapa, sistema eléctrico, etc). Las métricas, podrán brindar información para mejorar los tiempos y la organización de cada actividad.
  • Capacitación: todos los vehículos son equipos complejos y sus características varían de acuerdo al modelo y marca. Cuando los mecánicos poseen la información y el expertise adecuado, se logran mejores resultados en cuanto a tiempos y costos de material.
  • Evaluaciones mensuales: estableciendo objetivos al comienzo del mes y midiendo punto por punto el desempeño de cada uno al finalizar el periodo, es posible controlar las operaciones y encontrar los puntos de mejora.
  • Gestión digital: hay herramientas como los ERP que permiten organizar todos los datos del taller en una única plataforma, tanto como los pedidos, facturas, flujos de caja, inventarios y toda la información útil para lograr administrar correctamente el proyecto de negocio.

Las herramientas y máquinas del taller

Deberán poseer la calidad suficiente para acompañar el desarrollo de todos los procesos anteriormente mencionados. Un equipo de trabajo bien organizado solo funcionará a su máximo potencial utilizando los equipos apropiados, en buenas condiciones y con el mejor rendimiento posible. En este sentido, la marca Duroll posee un excelente abanico de opciones que garantizan precisión y una gran durabilidad frente a la utilización asidua, la misma que es requerida para el trabajo profesional realizado en un taller mecánico.

Líneas de criques carrito, criques botella, expansores hidráulicos, camillas para mecánico plegables o con ruedas, compresores y sobretodo, una amplia gama de sets de herramientas y bocallaves. Todos estos productos brindan una solución completa a todo negocio que quiera brindar a su equipo, la posibilidad de maximizar su potencial con herramientas, que durarán el tiempo necesario para multiplicar la inversión realizada.

Fabián Duca
Responsable de Marketing de Bluetools SRL

¿Necesitás ayuda? Aquí estamos